¿Primera vez con un CRM? Estas son algunas consideraciones previas



Es bien sabido que un software CRM ayuda a gestionar la relación que las empresas mantienen con los clientes. De hecho, dicha gestión se centra, básicamente, en estrategias de negocios con los mismos. La idea es, en muchos casos, sumar internet como un medio por el cual obtener y compartir información con los usuarios, de tal forma que se atiendan las necesidades de los mismos de forma eficiente y eficaz.

Implementación de un CRM

Además de lo anterior, el CRM facilita la importante tarea de mantener una buena relación a largo plazo con los clientes, contribuyendo a automatizar las fuerzas de ventas, brindar el mejor soporte a los usuarios y, de esta forma, efectuar marketing one to one. A este respecto, cabe señalar lo que mencionó Newell: La lealtad no se compra, lo que sugiere que el verdadero secreto de crear lealtad implica dedicar tiempo, paciencia y dinero a escuchar al cliente, con la finalidad de cumplir con la promesa de atender de forma personalizada a todos los contactos o usuarios.

En vista de lo anterior, a muchos les interesa saber cómo implementar CRM en sus respectivas empresas. Es por ello que, a continuación, se explicará cómo hacerlo. 

Cómo implementar CRM en una empresa

Para poder implementar CRM en una empresa, hay que seguir los siguientes pasos:

  • Análisis: Esto es estudiar la situación actual con respecto a la relación con los clientes, la situación de la industria, la competencia y la relación que hay con los proveedores. 
  • Diseño: En esta etapa se pretende planificar el crecimiento de la empresa como tal. Para ello, se debe diseñar un método para obtener información de los clientes, la forma de intercambiar información entre las distintas áreas de la empresa y la plataforma tecnológica que se empleará.
  • Estrategia de implementación: A este respecto cabe mencionar que aplicar CRM no significa instalar un software y esperar los resultados. Más bien, se trata de cambiar por completo la filosofía de la empresa y transmitir a los empleados de la misma la idea de que, a partir de ése momento, se deben centrar todas las fuerzas en lograr satisfacer al cliente de la mejor forma posible.

En el caso de las pequeñas empresas, algunos de los puntos antes citados pueden quedar excluidos. Sin embargo, otros pueden adquirir mucha importancia. Y con respecto al ámbito tecnológico, generalmente, no suele ser un gran problema para las mismas implementar alguna plataforma en particular, ya que pueden manejar información relacionada con los clientes desde una sola computadora.

Además, las pequeñas empresas deben, constantemente, prestar más de acostumbrada atención a los cambios que surjan en el mercado y a las preferencias de los clientes, con la finalidad de que puedan satisfacer las demandas de los mismos sin ningún contratiempo.

  • Puesta en marcha: Una vez que se hayan cumplido todos los pasos anteriores, lo que queda por parte de la empresa es empezar a operar con la nueva filosofía en mente, pero haciéndolo de tal forma que controle y monitoree de cerca los cambios en el mercado, para poder, de esta manera, reaccionar rápidamente a las necesidades de los clientes y solucionar los errores que se puedan presentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *